«

»

En búsqueda de la felicidad

Mucho se ha hablado y escrito sobre el concepto de la felicidad y de cómo conseguirla. Así que con este escrito no voy a solucionar nada, pero espero poder aportar mi granito de arena.

Para empezar, deberíamos revisar qué entendemos por “felicidad”. La felicidad, como el amor, la alegría, o la tristeza, son emociones que cada uno percibe a su manera y que, en función de su capacidad para percibirla nos transmitirán más o menos sensaciones. Si yo estoy convencido de que soy feliz, lo estaré, pero si en base a mi aprendizaje de la vida considero por ejemplo que la felicidad es algo imposible de conseguir, así será.

Últimamente es curioso que en la sociedad actual me están solicitando más que nunca formaciones en inteligencia emocional, coaching, positivación del “yo”, gestión de las emociones… ¿Alguien se atreve a diagnosticar un por qué?

Estamos en una crisis que por encima de la economía y la sociedad ha pasado a ser una crisis emocional y existencial. Se nos han roto los valores, nuestras creencias de pequeños, aquello de trabaja mucho y llegarás lejos, o de que los ignorantes son más felices que los que razonan…

La pregunta es: ¿Se puede ser feliz con dinero?¿Sin?¿Con trabajo?¿Sin trabajo? Puede que en la actualidad seamos infelices por que hemos perdido nuestro “status” de hace unos años atrás, pero si nos paramos a pensar, quizás nos demos cuenta de que hace cinco años no estábamos mejor que ahora. Nacemos sufriendo, crecemos sufriendo. De jóvenes luchamos con el miedo al fracaso escolar, después heredamos la inseguridad por la conquista del amor platónico, luego por conseguir un trabajo digno, luego por un sueldo, después por casarnos, por los hijos, por su futuro. Si tengo trabajo sufro para no perderlo, si no tengo para conseguirlo… y así hasta el fin de nuestros días.

Alguien me explicó al historia de una persona que se pasó su juventud queriendo cambiar el mundo. Luego de mayor quería cambiar su entorno, más tarde a su familia, el mundo… y cuando se iba a morir se dio cuenta de que, si él hubiera cambiado, TODO hubiera cambiado.

¿Qué postura adoptamos frente a la vida? ¿Somos víctimas de lo que nos sucede? ¿Alguien se atreve a decir que no es en absoluto culpable de la crisis? O por el contrario, somos unos “tiranos” indignados, inconformistas, de manera que pase lo que pase  jamás estaremos conforme…

Cuando gobernaba la derecha, todo el mundo se quejaba, ahora, todo el mundo se queja, cuando vuelva de nuevo la derecha, otra vez se quejará todo el mundo. Pero, ¿qué hacemos para cambiar nuestro entorno? No digo que se trate de cambiar la política, pero puede que si cambiamos nuestra actitud mejoremos nuestro entorno, y puede que si cambiamos nosotros, nuestra forma de enfrentarnos a la vida, de asimilarla, de tolerarla, de mejorarla, y de darle una nueva oportunidad cada día, tanto a ella, a la vida, como a nosotros, puede que empecemos a ver como poco a poco todo va cambiando.

Sí, eso está muy bien, pero alguien se seguirá preguntando ¿Y para ser feliz? ¿Qué debo hacer? No tengo trabajo, ni dinero, ni …  Mi pregunta es ¿qué actitud estás tomando frente a la vida? ¿Te levantas con energía? ¿Te sonríes al mirarte al espejo? ¿Te aceptas tal cuál eres y te atreves cada día a mostrar una nueva mueca a tu situación?
Sólo si soy capaz de sonreírme a mí mismo seré capaz de pensar, de ser creativo, de ser elocuente, y se enfrentarme a todo con energía. ¿Qué es aquello que mejor se me da? ¿Qué es aquello que en su momento me llenó de energía? ¿Cuándo fue la última vez que me sentí feliz? ¿Qué hay de diferente entre esa ocasión y mi momento actual? ¿Qué puedo hacer para mejorar?

Según la PNL (Programación Neurolingüística), para que exista un cambio se deben suceder tres factores:
– Ser conscientes de que el cambio es necesario
– Tener (o buscar) las herramientas para el cambio
– Tener la oportunidad de cambiar

Es precisamente en el último punto donde me pregunto: ¿Me estoy dando cada día la oportunidad de cambiar? O por el contrario me autojustifico en que estamos en crisis, que hay gente peor que yo, que no soy el único, que sólo el tiempo lo cambiará todo… Debemos empezar por nosotros mismos: ¿Qué me motiva? ¿Qué me da energía? ¿Qué me ilusiona? ¿Qué puedo hacer para mejorar?

Como bien se trabaja en una primera fase del coaching, si algo puede empeorar, puede mejorar. Sólo cuando tomemos plena conciencia de dónde estamos, de donde queremos estar, y de que todo está en nuestras manos, sólo entonces podremos empezar a sonreír y a sentirnos cada día más felices.

La felicidad es una emoción indefinida que nos empeñamos en traducir en palabras, cuando en realidad, es algo interno que lo que debemos hacer es sentir. No importa cómo la definas, si no eres capaz de sentirla, así que empieza ya desde ahora mismo, cierra los ojos, y recuerda algo que en su momento te hizo sonreir. Recuérdalo durante unos minutos. ¿Te sientes mejor? Es un buen principio, así que adelante, date una nueva oportunidad cada día, y si te sientes decaído, cierra los ojos y recuerda de nuevo eso que te hizo sonreír. Utiliza tu memoria, recuerda aquel regalo que te hizo feliz, ese abrazo inesperado que te llenó de ilusión, recuerda la sonrisa de tu hijo, de tu sobrino… recuerda cualquier cosa que en su momento te llenó tanto, que si te hubieran preguntado ¿qué es la felicidad? hubieras respondido simplemente… “esto es la felicidad!!!”.
Si eres capaz de realizar esta acción cada día en cuanto te levantes, después te podrás mirar al espejo y sonreírte. Y justo con esta, la mejor de tus sonrisas, podrás (y deberás) salir a la calle para empezar tu propio cambio personal, y hacia tu felicidad.

Ferran Badal
coach@ferranbadal.com
http://ferranbadal.com

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

5 comentarios

2 pings

Ir al formulario de comentarios

  1. Jose Moreno

    Hola Ferran, me ha parecido un post donde nos das una magnifica visión de como definir la felicidad, pero sobre todo, me ha gustado por que conduces al lector a tomar las riendas de su propia vida con sus alegrías y decepciones, pero al mismo tiempo a poner en marcha nuestro motor interno y decidir cada cual dar ese paso al frente para comenzar por uno mismo con ese cambio que queremos ver en nuestra sociedad.

    Es un canto al pensamiento positivo, al poder y querer ser siempre un poco mejor cada día y como he dicho antes a comenzar por uno mismo.
    Gracias.

    PD. Me gustaría publicar este post en mi sitio web, si me das tu permiso, espero me contestes por correo, saludos.

  2. inmaculada

    Olé

  3. Maite Granell

    Hola Ferrán, tu articulo me ha parecido muy acertado y junto con que se refería a que “nos quejamos por todo”, creo sinceramente que ahí están todas las claves sobre la desgracia que nos invade. Tenemos que levantar ese ánimo colectivo y empezar a ver el vaso medio lleno, en lugar de vacío.
    Podemos mejorar lo que nos propongamos, pero depende de nosotros, sólo de nosotros. O lo que es lo mismo, o somos mano o no hay partida.
    Esperamos que la felicidad sea un maná inagotable que brote de no se sabe muy bien dónde, pero que nos inunde sin nosotros hacer nada de nada. Y esto no es así.
    Un beso y gracias.

  4. B. Leta

    Me parece, señor Ferran Badal, que si hubiera más gente como usted y menos comentaristas (terroristas de la información, amedrantadores públicos, sabelotodos que pretenden que nos sintamos mal sólo por quere ser felices) como los que tenemos, nuestras vidas, las de nuestros amigos, y nuestros paises irían mejor. mucho mejor.
    Viví en Uruguay la dictadura del 76 y me vine para mi querida Catalunya. Y, ante mi desánimo cotidiano ante la incapacidad humana de ser libre, me ha alegrado encontrar un “coach-de-nuestra-felicidad” como usted. Gracias al amigo que me lo recomendó (gracias Iván; ¿ves? El camino de la felicidad no sólo se anda en solitario).
    Un abrazo, Ferran. Usted, tú, si me lo permites, me recuerdas a mi maestro Jorge Bucay. Pèro me imagino que ya lo conoces.

    Un beso y mil gracias

  5. Pedro Amador

    Ferrán,

    Excelente entrada…. ¡cuánta razón tienes! Al final compartimos que la felicidad es personal, y debe ser buscada con valor y responsabilidad por cada persona (http://www.pedroamador.com/felicidad).

    Pero como cometnas, si esperamos que la derecha, o la izquierda, o el centro,… nos hagan felices para siempre… mejor volvemos a ver la televisión y a seguir como zombis :D

    Un abrazo

    Pedro Amador

  1. Divide y vencerás » Blog

    [...] que gracias a su “divide y vencerás” están consiguiendo que olvides. Deja ya de ir en busca de la felicidad, y [...]

  2. Realmente ya no tienes excusa » Blog

    [...] (¡Me han despedido! ¿Te suena la frase?) 6- O por si sigues aún en búsqueda de la felicidad (En búsqueda de la felicidad) 7- Estoy en la actualidad promoviendo la que puede ser tu mejor SOLUCIÓN, aunqe para ello debas [...]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


8 − 2 =

Current ye@r *

Los datos personales que usted nos facilite en el presente formulario, así como aquellas otras que traigan causa del mismo, serán tratados en los archivos responsabilidad de la empresa Ferran Badal i Franco, con la finalidad de establecer y mantener la presente relación contractual con usted y, además, para mantenerlo puntualmente informado sobre los productos y servicios que la misma ofrece. Estos datos serán tratados conforme a lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de Protección de Datos de carácter personal, en los ficheros de Ferran Badal, NIF: 46602169Y, con domicilio fiscal en Camí del Verder 5B, 08480 de L’Ametlla del Vallès, Barcelona. En cualquier caso, y conforme a la Ley Orgánica 15/1999 de Protección de Datos de carácter personal, usted podrá ejercer su derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose a la empresa por cualquier medio que permita identificar tanto su identidad como el envío y la recepción de su solicitud.